descripcion

¡Porque Creyeron en Mi! ¡¡¡Fe y Alegría Cambió Más de una Vida!!!
Martha Elena Martínez López

País de residencia:

Era el año 1975, apenás cumpliría los 7 años en abril, pero en las matriculas de inicio de año las monjitas matriculaban con una revisión muy particular, si te faltaba un diente o más podías entrar a clases, sino no te matriculaban, gracias a Dios comencé a mudar mis dientes rápido, sino no hubiera tenido el privilegio de entrar al segundo grado en mi amado y bien recordado Colegio Roberto Clemente, recuerdo bien que para mí era el mejor colegio del mundo. Yo no fui una buena alumna pero escribo mi historia porque a alguien estimulará, estoy segura. Siempre me porte mal, desobediente y rebelde sin causa, con esas bandidillas de niña necia, salirme del aula con la excusa de ir al baño o a tomar agua, subirme al muro o tirar papeles (actitudes que eran reprobables y castigadas con disciplina). Así a pesar de los castigos, uno sabía que las monjas te querían y te educaban con amor.

Mi madre una mujer de origen campesino, apenaá había aprendido a leer viendo desde una puerta, nunca fue a la escuela pero la maestra que le vio el interés le regalo una pizarrita y así escribía con los carboncitos que sobraban y dejaban los alumnos. Así creció y fuimos 6 hermanos a quienes nos educo con amor y paciencia, nos hizo leer todo libro que encontraba y jugabamos a quien encontraba las palabras más rapido en el diccionario. Mi padre conductor, apenas ajustaban para lo básico. Más porque mi papá era un tanto irresponsable y era mi madre la que se apuraba a cuidarnos y ver por nosotros. Así entre al Colegio donde a mi madre le facilitaron ayuda para mi educación.

La primaria y el cruce a la secundaria se vieron ensombrecidos con la guerra de revolución en Nicaragua, para 1979 yo cursaba 5to. Grado, fueron tiempos duros porque muchos de mis amigos y vecinos murieron en la guerra 1979-1980. Mis hermanos que también estudiaron en Roberto Clemente también corrieron peligro, pero viven. Mi hermano mayor trunco sus estudios en el Clemente a causa de la guerra. Fue llamado a Servicio Militar, el nació en mes de marzo y en abril apenas acababa de cumplir los 16 años cuando se lo llevaron. Para mi madre fue un duro golpe. Volvió luego de 2 años y estudio Ciencias Económicas en la UPOLI. El también tenía la semillita, nunca se dio por vencido y eso se lo dio Fe y Alegría. Actualmente es Economista.

Yo culmine con el III Año en 1985, hubo pérdidas de tiempo por la guerra. No seguimos porque en ese tiempo el Colegio Roberto Clemente solo impartía clases hasta ciclo básico.

Salí con un básico, sabiendo mecanografía y nociones de costura. 1 año antes (1984) mi madre en medio de sus limitaciones logró pagarme una carrera técnica de secretariado, que duraba 2 años. Es aquí donde quería llegar, en qué me ayudo Fe y Alegría? Me ayudo en despertar el gusto en el secretariado cuando aprendí mecanografía. Era la clase donde yo me portaba bien y trataba de cumplir. Ir al “laboratorio” era lo mejor que me podía pasar. Recuerdo que era toda una ceremonia entrar, sentarse y tocar una máquina. Primero íbamos en fila del aula al “laboratorio”, entrabamos ordenadamente y nos sentábamos en cada espacio en el orden que íbamos, quitarle la bolsa de protección a la máquina “Olympia” y tocarla era “fabuloso”, apretar cada tecla, meter y sacar el papel para mí era el mejor día de clases, era solo una vez a la semana. Esa oportunidad hizo que yo supiera lo que quería en mi vida.

Las monjas tenían una paciencia increíble y a pesar de mis malos comportamientos nunca me limitaron ni me quitaron lo que a mi gustaba. Eso marco la diferencia en mi vida. Luego me case, tuve un hijo, estudie contabilidad y seguí luego terminando el bachillerato y comenzando la Universidad. Actualmente soy Ingeniera Industrial, radico en Costa Rica donde laboró como Administradora en una empresa de Montajes Eléctricos. Tengo 2 hijos. El menor está conmigo en Costa Rica, pero cursó la primaria en Roberto Clemente. Mi hijo mayor ya es arquitecto, igual estudio en el mismo Colegio Roberto Clemente (teniendo el honor de ser de los mejores alumnos). Egreso directo a la UCA, donde gozó de una beca total en la carrera de arquitectura,  debido a sus buenas notas y buen comportamiento en el colegio. Actualmente es arquitecto trabaja para Fe y Alegría y tiene una hija preciosa, está felizmente casado con mi nuera quien también egresó del Clemente y estudio Periodismo en la UCA. Los dos son profesionales y hacen labores de acuerdo a sus estudios.

Que les puedo decir, nuestras vidas están ligadas a Fe y Alegría y sé claramente que si este centro no hubiera existido en mi vida, yo no fuera lo que soy, ni mis hijos hubieran tenido los logros que tienen hasta ahora.

Pensar que de una campesina y un chofer ha surgido una familia que sigue creciendo y va hacia adelante todo con el apoyo directo de FE y ALEGRIA.

No somos ricos, pero vivimos bien, tenemos una vida tranquila y pacífica. Somos felices y unidos en familia. Evidentemente la relación con Dios es buena, no somos devotos pero sabemos que todo esto se lo debemos a Dios que puso a las personas adecuadas en el lugar donde más las necesitábamos.

El crecimiento económico, los valores espirituales, el sentido altruista y la enseñanza dada con amor, hacen de Fe y Alegría la enorme diferencia para cambiar vidas. En mi familia FE Y ALEGRIA se entrelaza desde que nació en Ciudad Sandino antiguo Open 3 (Colegio Roberto Clemente, Colegio San Francisco Javier) período 1975-2015 hemos sido ayudados: mis hermanos (3), yo (1), mis primas y primos (5), mis sobrinos (8) mis hijos (2). La familia es grande y su crecimiento también. Porqué yo crecí con amor y paciencia, porque a pesar de mi comportamiento nunca fui expulsada sino que esas monjas bellas se sentaban a platicar conmigo y me corregían, porque creyeron y tuvieron fe que podían cambiar mi vida, eso marco la diferencia para cambiar la vida de mis hijos y ahora puedo decir QUE SEGUIMOS CONSTRUYENDO HISTORIAS Y YO SIGO TENIENDO FE EN “FE Y ALEGRIA”!!

VOLVER AL INICIO