descripcion

“…Este es un día para empezar de nuevo, para reír, para soñar, para volver a ser feliz...” Un día para vivir con fe y alegría
Maria Garcia

País de residencia:

“…Este es un día para empezar de nuevo, para reír, para soñar, para volver a ser feliz...” Un día para vivir con fe y alegría

Debemos creer que absolutamente todo lo que nos ha sucedido es de Dios, y es exactamente lo que necesitamos. En Romanos 8:28, Dios nos dice que todo lo que nos pasa a Sus hijos va a resultar para nuestro bien aunque no lo entendamos. “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28).

Dios, es un Dios de propósito, y en toda su Creación, existe un maravilloso propósito divino, es la expresión de su AMOR y de su misericordia para sus hijos elegidos desde antes de nacer.

Cada uno de nosotros nacemos con un propósito y llamado que podemos descubrir o completamente perder. La influencia del Espíritu Santo en la vida de los creyentes nos da una idea de sus propósitos para nosotros.

Dios Trabaja  A Través De Todas Las Situaciones Para Cumplir Su Propósito, por eso leemos en su palabra: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” (Romanos 8:28).

Ingresé al colegio Jesús Maestro “Fe y Alegría” en el año 1667, a la edad de 5 años, donde cursé todos mis estudios de primaria hasta terminar el 6º grado. Posteriormente, presté mis servicios laborales como Docente, y años más tarde como Psicóloga.  Compartí al lado de su amiga Lecgisia Torres, Pastora Freitez, Neri Freitez, Carlos Torres. Han sido los momentos más felices de mi vida. El amor, el aprecio, la amistad y la espiritualidad las viví y aprendí en esos momentos. Por esos tesoros recibidos ¡Mil gracias! Mi profundo respeto a todos.

Aprendí a amar la naturaleza en estos años de mi infancia, durante los recorridos matutinos del camino hacia el Colegio. En lo alto de la montaña de la zona 10 de José Félix Ribas, está, la hermosa y enorme estructura del Colegio Fe y Alegría “Jesús Maestro”,  rodeado de árboles frondosos, de eucaliptos y de araguaneyes que se visualizan a lo lejos en el Cerro Ávila.

En mi memoria visualizo las imágenes de muchos de los niños, que para llegar temprano al colegio, aminorábamos la travesía por la cantera de la zona 8, escalando por la cuesta de la pedrera, el trayecto era empinado y difícil, pero aprendimos a no caernos.

El recorrido se hacía aligero, entre las risas, los cantos y el jaleo, de vez en cuando, comíamos alguna frutilla salvaje, que acertábamos en los arbustos de las orillas del camino.

¡Qué días placenteros y alegres! ¡Qué niñez llena de sol y cantos! de amigos, de papagayos y metras, Y de exquisitos aromas, a eucaliptos y monte mojado. ¡Qué placer el olor a eucaliptos! y del monte húmedo por la lluvia los días lluviosos. Qué grato el abrazo afectivo de los amigos, las oraciones de alabanzas a Dios, y de los fascinantes sueños infantiles. El impresionante entorno natural, sus montañas y árboles de eucaliptos con su peculiar olor a mentolado y los diarios cantares eclesiásticos de las monjas, marcan para siempre mi mundo poético, religioso y espiritual.

Las monjas (la Hna. Saturnina, la Hna. Henar, la Hna. Rosario, entre otras) siempre nos esperaban con una tierna y maternal sonrisa, y nos invitaban a formar en el patio grande para los cánticos de alabanzas a María. Los maestros alegres nos reunían, en el gran patio rodeado de árboles, y de hermosas flores.

Durante todos mis años de experiencias en Fe y Alegría, recuerdo personas significativas e influyentes en mi vida como la Hna. Saturnina, La Hna. Henar, la Hna. Isabel, la Hna. Rosario, la Maestra Emma Echenique, la Maestra Miriam Echenique, el Maestro Felipe, la Maestra Carmen Bolívar, el Padre Matías Camuñas y el Padre Antonio. Con su amor, su vocación y su humildad, me enseñaron que “que el servicio a los hermanos es el mejor de los caminos”.

En Fe y Alegría “Jesús Maestro” conocí “La fuerza de Dios que me ha hecho comprender mi propósito de vida”. Conocí y compartí con gentes llenas de fe, esperanza, y amistad. Almas valiosas e importantes, gentes soñadoras, idealistas y emprendedoras. Gentes que apostaron a un mejor porvenir, gentes que reconocían en el valor del trabajo y la formación profesional, el canal para la superación y la incorporación a la vida productiva.

En mi memoria están bellos recuerdos juveniles, vivencias extraordinarias, risas, consejos buenos, momentos que marcaron nuestras vidas en positivo como seres de Dios. Almas buenas y bondadosas. En mis oraciones siempre están presentes. Ha sido una gran Bendición tenerlos como amigos, y como docentes.

Creo que Dios sigue presente en las realidades de nuestro mundo, y los demás, las personas del mundo, son para mí mis hermanos, porque he comprendido que realmente Jesús nos hermana, y que en verdad Dios en nuestro Padre. Tengo la convicción de vida eterna en Cristo Jesús, creo que Él nos da la vida y nos devuelve la bendición de la herencia que nos corresponde como co-herederos del Reino de Dios.

Señor mi Dios gracias por darme el mejor de mis premios sin merecerlo haberte encontrado. Gracias por Haber permitido que conociera el AMOR que tienes para tus HIJOS, y gracias DIOS por permitir que me acercara a Jesús siendo su amiga… Qué más puedo pedir si me has dado TODO... ¡GRACIAS PADRE ETERNO! 

 

Marìa García

 

VOLVER AL INICIO