descripcion

“ES POSIBLE PENSAR EN UNA ESCUELA MEJOR, SÓLO NECESITAMOS FE”.
MARGARITA OÑATE PACHECO

País de residencia:

Mi historia en fe y alegría empieza en el año 2011, sólo llevaba nuestra institución 7 meses de funcionamiento.  Al llegar me di cuenta que el reto no iba a ser fácil, se notaba a simple vista, mal comportamiento de los estudiantes, no había capacidad de escucha  de parte de ellos, parecía que nada ni nadie les interesaba.

Sabía que iba a trabajar con población vulnerable, pero sinceramente desconocía la magnitud de lo que encerraba dicha palabra.

Al pasar las semanas, todavía me impresionaba con lo que veía y escuchaba  de los estudiantes. Me preguntaba si podía ser capaz de salir adelante. Mi vocación y mi pedagogía estaban a prueba.

Pero sin darme cuenta, algo muy especial empezó a llamarme la atención, era como un imán.

Comprender que  necesitaba de una gran fuerza, que no sólo provenía de mí, sino de un ser maravilloso y especial: Dios.

Sí les estoy hablando  de lo que empezó a significar para mí el Proyecto de Pastoral.

A través de este proyecto en Fe y Alegría he podido confirmar  aún más la gracia de nuestro padre amado en mi vida personal y profesional. Es a partir de ahí donde empieza mi transformación en Fe y Alegría.

Las palabras de nuestro rector en su momento JOHAN AMADOR LARA, empezaron poco a poco a llenarme de entusiasmo, de fe y de fuerza, ya que después del contacto inicial, siempre nos repetía: “Si Ud. está  aquí, es  porque Dios tiene un propósito muy especial contigo, descúbrelo.”  Cada mañana esa frase era mi fuerza.

Al transcurrir los días, fui viendo a los estudiantes con otros ojos, no como esos niños y niñas groseros e irrespetuosos, sino como los estudiantes que necesitaban de mi ayuda y de mi amor. Tenía que despertarlos para hacerles comprender que ese no era el camino, que no podían conformarse con su situación, había que superarse y convertirse en mejores personas. No iba a ser fácil, pero valía la pena intentarlo.

A la mayoría de los estudiantes no se les notaba ningún rumbo, solo iban a la escuela a socializar y de las ganas de aprender nada. Había que motivarlos, era necesario moverles el piso, haciéndolos comprender que tenían que creer en ellos, en sus potencialidades, sólo de esa manera asfixiaríamos el pesimismo y  la desesperanza tan notoria en esa comunidad.

Pero para lograr este gran desafío, los docentes teníamos que preparamos muy bien, también requería de nosotros estar motivados, creer en ellos, en que su realidad podría cambiar y ese convencimiento solo  proviene de Dios. Por eso empecé poco a poco  a acercarme más al Proyecto de Pastoral. Dios hacía parte de mi vida, pero mi crecimiento espiritual lo estoy logrando con Fe y Alegría.

Desde entonces apoyo de lleno a la Pastoral a través de la Catequesis (confirmación), hago parte del grupo de docentes de la Pastoral, participo de los curso talleres, de los diplomados y de todas las actividades que se generan de dicho proyecto. Mi  amistad con el Padre Juan es excelente, siempre  estoy atenta a sus recomendaciones., que me han ayudado a seguir sembrando esperanza en cada alma de mis estudiantes.

Han pasado los años y de esa misma manera ha crecido mi amor por la escuela, soy una convencida  que de la mano de Dios y de la compañía de su Espíritu Santo, podremos seguir logrando  hacer de nuestros niños, niñas y jóvenes mejores seres humanos, que puedan convivir sanamente con el otro, que sepan resolver  sus problemas, tomar buenas decisiones, ser compasivos, transformarse y transformar su realidad, para hacer del mundo algo mejor.

Muestra de ello  son el interés  y la disposición  que nuestros estudiantes  evidencian en cada proyecto que  se les presenta para despertar su imaginación y  creatividad. Es el caso de los ECOMURALES, proyecto que se viene impulsando en la institución desde el año pasado, donde se busca lograr en ellos un cambio de actitud hacia el  cuidado del medio ambiente, al reciclar tapitas de refrescos y construir con ellas unas bellas obras de arte (como tucanes, pavo real, guacamayas, colibrís, etc.) para decorar y embellecer un espacio importante de cada salón. La propuesta ha sido todo un éxito, lo que se ha convertido en un aprendizaje significativo  para toda la comunidad.

Por otra parte, este año estamos impulsando el Plan Lector ECOLE, liderado por un grupo de docentes interesados e inquietos por lograr fortalecer las competencias  en lecto-escritura de nuestros estudiantes. Consiguiendo con esto que sean más autónomos y competentes en su diario vivir. Nuestras expectativas son muchas, nuestra fe es inmensa, por eso estamos muy comprometidos  para alcanzar la meta que nos hemos propuesto a mediano y largo plazo. 

Como vemos hoy en día nuestros estudiantes  son personas diferentes,   muchos  más cargados de fe, que reconocen  que sólo a través de la educación pueden llegar a trascender en la vida.

Sé que una golondrina no hace verano, pero puede ayudar a que los demás se contagien, se motiven y se comprometan con este sueño. Estamos llamados a convertirnos en protagonista de los cambios, en busca de una educación de calidad, “educando para la vida.”

Gracias padre amado por  haberme puesto un día en esta institución para servirte mejor, con tu esperanza y tu alegría.

Juguémonosla todo por ellos, vale la pena.

Atentamente docente

MARGARITA OÑATE PACHECO.

 

 

VOLVER AL INICIO