descripcion

Fe y Alegría presente en mi vida
Zoranny Lineth Hernández Doria

País de residencia:

Cuando tan  solo tenía cuatros años de edad mis padres decidieron inscribirme en la guardería del sector su nombre era Hogar Infantil Fe y Alegría, fue  allí donde inició mi aventura en Fe y alegría. Recuerdo con gran entusiasmo a mi profesora, algunos compañeros y momentos inolvidables en ese espacio que conservo en mis fotografías. De allí mi aventura saltó a la siguiente etapa de mi vida, recuerdo que la escuela llevaba el nombre de  Centro Comunitario de Educación Básica # 188 Fe y Alegría allí viví junto a mi familia proyectos de vida fabulosos. Fueron muchas las actividades que buscaban involucrarnos como escuela y como familia. Recuerdo la conexión con el Instituto San José en donde jóvenes de esa escuela venían a la nuestra y compartíamos una jornada de actividades lúdicas, de experiencias que nos enriquecían. El uniforme  de educación física era una falda roja de pliegues,   una camiseta que tenía  el logotipo de Fe y Alegría. Siempre he considerado que el color rojo es un color muy vivo, muy alegre y eso era lo que quería proyectar Fe y Alegría en el barrio Lipaya educando a un buen número de niños. Esa es mi experiencia como estudiante pero a partir del 1 de junio del año 2011 fui llamada a ser parte de la gran familia de Fe y Alegría y recrear la maravillosa experiencia de mi niñez en mis estudiantes. Cuando inicie me encontré con un ambiente muy difícil aunque vivía en el sector estaba muy ajena a las situaciones que se vivían en otros sectores del barrio. Recuerdo con tristeza como los jóvenes hablaban de las problemáticas entre pandillas pero los diferentes docentes que hemos pasado por esta escuela hemos contribuido al cambio no solo en los jóvenes sino en la visión que tienen las personas del sector, le ha cambiado la imagen al barrio y sobretodo se ha demostrado que a través de la educación como decía el padre José María Vélaz se puede crear otro mundo posible y Fe y Alegría le sigue apuntando al cambio en lugares donde otros no quieren llegar, quiere seguir incidiendo en vidas que creen que no pueden ser mejores. Eso es Fe y Alegría es parte de mi vida porque me ha acompañado y de la visión, de la misión, de los valores que enseña, de las personas que son Fe y Alegría he aprendido muchísimo, mi vida se ha enriquecido con ellos.

VOLVER AL INICIO