descripcion

Heroes anónimos
Iñigo Saldaña Gil

País de residencia:

Este verano gracias a Fe y Alegría viví una de esas experiencias que te cambian por dentro y por fuera. Un momento fundante de mi vida. Pasé un mes como voluntario en la ciudad de Barranquilla pero después de vivir allá y convivir con esas personas te das cuenta de que tú no eres tanto el que ayuda sino el que recibe mucho más de lo que da. 

Miré extasiado el paisaje que se desplegaba ante mí como un lienzo de colores que no se acababa nunca y que cada pincelada en sí misma era una obra de arte. La visión completa que tenía ante mis ojos era imposible de describir en una sola palabra ni en todas las existentes. El cielo creaba colores imposibles de recrear porque no existen. Porque no consiste en una mezcla de luz sino en lo que les acompaña. Y lo que le acompañaba a esa puesta de sol era toda una experiencia en uno de los lugares más mágicos y escondidos del mundo. Ese mundo en el que estamos tan conectados y a la vez tan distanciados.

Y entonces lo vi claro, ese mes no había conocido a personas sino a héroes. O más bien a superhéroes. voces silenciadas por su realidad pero que sueñan con mundos mejores y luchan por ellos. Sueñan con utopías pero al fin y al cabo ¿qué es una utopía? Pueden ser sueños muy difíciles de alcanzar o incluso a veces imposibles pero si avanzas poco a poco hacia ellos cada vez estarán más cerca de convertirse en realidad. Esos héroes sin máscara nos abrieron el corazón de par en par para que nos quedáramos en ellos para siempre, sin importar todos nuestros fallos porque para ellos no eran más que imperfecciones perfectas. No solo se creen lo que son sino que también se quieren en lo que son. Hacen de cada día una revolución desde abajo. Personas que no tienen nada dándolo todo. Y al escuchar esa canción que dice qué sientes como si hubiera océanos entre nosotros me acordaré de esos héroes que viven al otro lado del charco y que velan porque mis sueños nunca sean menospreciados por ser díficiles de cumplir. Algún día soñaré con fuerza, me pondré mi capa y seré un superhéore como vosotros. Algún día. Porque es fácil ver y vivir en lo bueno pero no tanto descubrir e imaginar cómo ser mejores.

VOLVER AL INICIO