descripcion

La Confirmación de mi Vocación Docente
Pedrieti Soleir Ramírez Zambrano

País de residencia:

Soy Pedietri Ramírez, muchos me conocen como Pepé,  docente de Fe y Alegría Venezuela, exalumna de la Primera Promoción de Técnicos Superiores en Educación Preescolar del Instituto Universitario Jesús Obrero, de Catia (Caracas).   Mis sentimientos son de gratitud y alegría de que en mi vida haya aparecido la oportunidad de formar parte de la gran familia que es Fe y Alegría.

Debo compartirles que cuando había tomado la decisión de estudiar educación como  resultado de haber descubierto mi vocación en el mundo salesiano, entre los niños y jóvenes, no encontraba cupo en la universidad, hasta que por medio de una amiga me enteré que estaba naciendo el Instituto Universitario de Fe y Alegría, fue entonces cuando acudí a la que sería mi primera casa de estudios universitaria.

Allí fui  acogida y animada a emprender mi carrera, poco a poco fui creciendo a todo nivel, y aunque estudiaba y trabajaba al mismo tiempo, éste último no era en una escuela de Fe y Alegría.  Cuatro años después tuve la oportunidad de comenzar a trabajar en la primera escuela que dió como fruto este inmenso Movimiento de Educación Popular, la Escuela Abraham Reyes, escuela en donde tuve la oportunidad de conocer y compartir con gente maravillosa, escuela que me dio la oportunidad de desempeñar diferentes roles y hoy 11 años después estoy formando parte del equipo de coordinadores nacionales del programa Escuelas, prestando mi servicio lo mejor que puedo, estando en constante actitud de quien aprende de todos, descubriendo y potenciando las fortalezas y  cualidades que Dios me ha regalado, y sabiendo que mi granito de arena es importante en la construcción de una mejor Venezuela. 

Podría resumir que mi experiencia en Fe y Alegría ha sido un camino constante de aprendizaje, descubrimiento, exigencia, alegría y compromiso.  Agradezco a todas las personas que han formado parte de esta historia, mil gracias por su aporte en mi crecimiento y por confiar en que siempre puedo seguir dando más de mi. Gracias Dios porque a través de la gente de Fe y Alegría, mi segunda familia, me has permitido sentir que siempre puedo tener Fe...

VOLVER AL INICIO