descripcion

la oportunidad
Xavier Uriel Ariza Ojeda

País de residencia:

Para contar la manera de como Fe y Alegría a transformado mi vida, primero debo hacer referencia a que en mi niñez  y adolescencia nunca hice parte de los procesos educativos del movimiento,  Pero si mis hermanos  y primos, que estuvieron vinculados a la siempre querida guardería de Lipaya.  Las acciones de esta institución siempre fueron comentadas en el barrio por las ayudas que se entregaban a los niños, por los eventos sociales que se organizaban y por la tradicional rifa que siempre se realizaba, de esta manera conocí del  movimiento.  Toda mi vida la he desarrollado  en el barrio la esmeralda, sector vecino de la comunidad de Lipaya, en mi barrio siempre estuve vinculado a grupos juveniles que apostaban por trabajar por la comunidad, recuerdo que en una ocasión nuestro grupo fue invitado a la guardería de lipaya por los jóvenes que hacían  parte de la catequesis de la  iglesia cristo rey, en esta reunión hay algo que nunca se me olvida.  los temas y actividades desarrolladas  fueron enfocadas al liderazgo y al servicio. Pasado el tiempo los grupos juveniles de nuestros barrio fueron desapareciendo porque no hubo ningún cambio generacional que reprodujera o mantuviera las ideas inquietas que manifestábamos, de igual forma algunos problemas sociales y de seguridad del contexto desconecto la intención de formar nuevos semilleros que se pensaran los problemas de la comunidad. Algunos de mi generación logramos realizar nuestros estudios de nivel superior en distintas disciplinas del conocimiento,  personalmente siempre sentí la influencia de mis profesores de colegio en mi formación como persona, fui consciente del poder  del acto educativo, por lo cual opté por ser docente desde las perspectivas de la ciencias sociales. En el año 2010 cuando supe que se construiría un mega colegio en el sector más golpeado por la violencia del barrio Lipaya, pensé que yo podría ser parte de este proyecto y más en la comunidad donde manifestábamos, dentro de aquellos grupos juveniles, nuestros anhelos de cambiar nuestros barrios. Como cosas del destino fui seleccionado en la convocatoria de Fe y Alegría en la conformación de su cuerpo docente y desde ese momento ya llevo 6 años trabajando con los grupos de participación juvenil, tratando de formar vidas que sean agentes activos en sus comunidades, siento en este presente de mi vida que el movimiento popular ha sido un canal en mi vida para poder seguir soñando, al lado del latir y palpitar de estas nuevas generaciones

VOLVER AL INICIO