descripcion

Mi travesía por Fe y Alegría
PEDRO DAVID MUÑOZ ESCUDERO

País de residencia:

El iniciar como docente de fe y alegría fue una decisión muy difícil, y no era porque me tocaba ir a trabajar tan lejos en BARÙ. Sitio desconocido, el cual ni sabía que existía; en esos momentos pasaba por una situación muy dura en mi familia, la separación de mis padres, siendo yo hijo único, fue tan fuerte que un día antes de tomar maletas y emprender mi viaje mi madre querida, por las circunstancia que vivía con mi padre decide cortarse las venas, fue algo muy fuerte que me ataba y podría cambiar mi rumbo, pero tome fuerzas de llevarla al hospital, al regresar a casa y decidir qué hacer con mi vida, tomo la decisión con mucha fe que todo iba estar bien. Así fue que al día siguiente tomé mis maletas directas para BARÙ, recién salidas de la normal. Me encontré con una situación muy diferente a lo que pensaba, padeciendo muchas incomodidades pero encontré una paz y alegría con todos los que me rodeaban: niños, docentes y comunidad, era como si todos fueran una familia, poniendo fe en que todo estaría bien en casa, me dedique a dar lo mejor de mí en cada jornada escolar ya que más que mis estudiantes se convirtieron en mi resguardo, aprendiendo de todo lo que me ofrecía la comunidad y fe y alegría, comprendiendo su misión y visión de servir y transformar a un mundo que nos paga con miles de sonrisas, abrazos dibujos que dicen te quiero sin llevar su sangre en mis venas. Y así hasta el sol de hoy, aquí sigo luchando por mis sueños y el de mis estudiantes para que aprendan a creer en ellos y en el sí se puede, tanto que TEOBALDO un niño de esos con muchos problemas y en el cual tuve mucha fe, se convirtió en un reto para mí y hoy con 17 año me dice que me quiere mucho y se encuentra jugando en las líneas inferiores del equipo JUNIOR; un ejemplo más de que con fe y alegría los sueños se construyen todos los días..

VOLVER AL INICIO