descripcion

una vida de desgracia
stiven alexander arteaga vallejo

País de residencia:

Cuando estaba al punto de la vida de desgracia, aunque tenía muchos problemas o dificultades, no sabia como poderlos  solucionar, pero un día estaba en mi colegio y de pronto le conté al maestro que me ayudara y ella me dijo: que sin Dios nada somos, el siempre nos puede ayudar y tenia la dificultad  de siempre. En los estudios me iba un poco  mal,  pero la profesora me dijo: "tu puedes hacerlo y se que tienes talento"

Las dificultades siempre estarán, pero si uno tiene a Jesucristo en su corazón es más fácil vivir.

VOLVER AL INICIO